Salmo 4

El salmo 4 del libro de los salmos, expresa la confianza en Dios que calma el espíritu, el alma y el cuerpo del hombre.

Está dirigido a quienes se encuentran desanimados, decepcionados, deprimidos, asustados o insatisfechos. Quienes rezan alcanzan la verdadera paz del alma, el espíritu y la tranquilidad del cuerpo debido a su incondicional confianza en Dios.

Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda, Salmo de David.

Salmo 4

1. Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia.
Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar;
Ten misericordia de mí, y oye mi oración.

2. Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia,
Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira?

3. Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí;
Jehová oirá cuando yo a él clamare.

4. Temblad, y no pequéis;
Meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad.

5. Ofreced sacrificios de justicia,
Y confiad en Jehová.

6. Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien?
Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro.

7. Tú diste alegría a mi corazón
Mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto

8. En paz me acostaré, y asimismo dormiré;
Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.