Jaculatorias del Rosario

Muchas veces leemos o escuchamos durante las oraciones sobre las jaculatorias del rosario, pero muchos no conocen su significado y su importancia dentro de las prácticas de la Iglesia, en la vida católica y cuál es la mejor manera de realizarlas.
Cuando evocamos la oración, a menudo pensamos en la oración de recogimiento, esa oración meditativa e interiorizada. Pero, hay otro tipo de oración, una oración espontánea, tan corta como flechas que tocan el corazón de Dios, la oración jaculatoria.

¿Qué es una jaculatoria?

Por definición, las oraciones jaculatorias son pequeñas invocaciones que dirigimos, para honrar y rogar a Dios, al Espíritu Santo, a la Santísima Virgen, a Jesús o a algún santo. Pueden hacerse de forma aislada o dentro de las oraciones.
Las jaculatorias más populares son las que recitamos al finalizar cada una de las decenas del Rosario.

¿Para qué son las jaculatorias?

El propósito de las oraciones jaculatorias es la unión del alma con Dios.

Al ser muy breves nos permiten estar en presencia de Dios a lo largo de nuestro día a pesar de estar ocupados, pudiendo de esta forma cumplir con nuestro mandato, como cristianos, de orar todo el tiempo. Por ejemplo: “María, llena eres de gracia”

Hay muchos motivos por los cuales podemos hacer jaculatorias:

  • Para admirar, agradecer, alabar y agradecer el poder, la sabiduría y la bondad de Dios por lo que nos brinda la naturaleza.
  • Para admirar, alabar y dar gracias por lo que Dios hizo en la Encarnación de Nuestro Señor, lo que hace en la Eucaristía y los otros sacramentos.
  • Para admirar, alabar, agradecer a Dios por la gloria de Nuestro Señor, de la Santísima Virgen y de los santos.

¿Cuáles son las jaculatorias del Rosario?

Las jaculatorias del Santo Rosario se caracterizan por estar dirigidas a la Virgen Santísima y a los Santos. Habitualmente están acompañadas por otra oración, como respuesta, por ejemplo: “Santa María de Guadalupe”, “ruega por nosotros”.

A continuación te dejamos las jaculatorias a la Virgen, para los difuntos, para el Espíritu Santo y para Jesús.

Jaculatorias para la Virgen

Jaculatorias para Difuntos

Jaculatorias para el Espíritu Santo

Jaculatorias para Jesús